La Red Universitaria

¿Cómo se vio afectada la inscripción del semestre de primavera por COVID?

Las interrupciones inducidas por el coronavirus en el semestre de primavera no causaron que una cantidad inusual de estudiantes universitarios cambiara su estado de inscripción, según un nuevo informe del Centro Nacional de Investigación del Centro de Información Estudiantil. 

Incluso después del cierre del campus, la cantidad de estudiantes que se retiraron de la universidad o cambiaron su estado de inscripción de tiempo completo a tiempo parcial fue mayormente consistente con años anteriores, según el informe. En general, este siguió siendo el caso, independientemente de la demografía de los estudiantes y los tipos de instituciones, incluidas las instituciones que atienden a las minorías, las instituciones rurales o urbanas, o los colegios comunitarios de alta transferencia o altamente vocacionales. 

"Poco o ningún cambio en el estado de la inscripción es una señal tranquilizadora de que la mayoría de los estudiantes universitarios pudieron seguir su curso durante los primeros dos meses de la pandemia", dijo Doug Shapiro, director ejecutivo del Clearinghouse Center, en un comunicado. comunicado de prensa

"Sin embargo, hubo signos tempranos de impactos más amplios que están en marcha", agregó. "Los datos revelan la aparición de patrones raciales y étnicos pequeños pero preocupantes, ya que más estudiantes tomaron licencias que en los años previos a la pandemia, particularmente los afroamericanos y los hispanos".

Las hojas de ausencia, donde los estudiantes no tienen que asistir a clases por un período de tiempo establecido, han sido, y aún son, poco comunes. Pero en medio de la pandemia, particularmente en marzo y abril, se hicieron más comunes. 

En 2018 y 2019, el 026 por ciento de todos los estudiantes universitarios tomaron un permiso de ausencia. Este número casi se duplicó a .045 por ciento en 2020. El número de estudiantes negros e hispanos que tomaron permisos de ausencia vio un aumento en 2020 de 206 por ciento y 287 por ciento, respectivamente, en comparación con los estudiantes blancos y asiáticos estadounidenses que vieron aumentos respectivos de 70 por ciento y 59 por ciento. 

El informe también señala que, si bien las tasas de inscripción reducida (los estudiantes que cambian de tiempo completo a tiempo parcial) fueron relativamente consistentes con los números previos a la pandemia, los estudiantes que redujeron la intensidad de su inscripción tenían más probabilidades de hacerlo más adelante en el período, después de El campus cierra. 

En 2018 y 2019, marzo fue el mes más común para los estudiantes en instituciones públicas de cuatro años para reducir su intensidad de inscripción, según el informe. En 2020, eso cambió a abril.

Sin embargo, lo que es más preocupante es que las tasas de nuevas inscripciones en abril de 2020 estaban muy por debajo de lo que habían sido en años anteriores. En 2018 y 2019, se informaron aproximadamente 90,000 nuevas inscripciones con una fecha de inicio en abril, según el informe. Este año, ese número cayó dramáticamente a solo 17,000. 

"Particularmente este año, luego de los despidos masivos anunciados en marzo, se esperaba que los adultos recién desempleados acudieran en masa a instituciones con fines de lucro con plazos flexibles o mensuales, como instituciones principalmente en línea", indica el informe. "Sin embargo, en todas las instituciones, incluso en instituciones principalmente en línea, no hubo signos de un crecimiento significativo de nuevas inscripciones durante el curso de la primavera de 2020. Por el contrario, los datos muestran muchas menos nuevas inscripciones informadas en abril de 2020 que en abril de años anteriores . " 

Sin embargo, aún no está claro en gran medida cómo se verá la inscripción en el otoño. Una cosa es que los estudiantes completen un semestre que había sido impactado inesperadamente por un nuevo coronavirus. Otra es comenzar un nuevo semestre en medio de una pandemia. 

Algunos estudiantes han sido forzados a inseguridad alimentaria y de vivienda por COVID-19 y ya no pueden pagar su educación. Otros han perdido a familiares por el virus, obligándolos a quedarse en casa y mantener a sus familias. 

Y mientras las universidades reflexionan sobre si traer o no a los estudiantes de regreso al campus en el otoño, algunos estudiantes pueden sentirse incómodos al regresar a la escuela con los casos de COVID-19 en aumento en los Estados Unidos. Y si sus escuelas optan por impartir clases completamente en línea y no bajen sus precios de matrícula, los estudiantes pueden optar por tomar un año sabático. 

La Red Universitaria